Criminal nazi sigue suscitando polémica en Roma después de su muerte.

Un criminal de guerra nazi que vivió 100 años sigue siendo motivo de controversia después de la muerte: el Vaticano se niega a hacer su funeral, la Argentina no lo quieren de vuelta y las familias de sus víctimas quieren que lo incineren. Erich Priebke, responsable de una masacre en Roma en 1944, estaba viviendo bajo arresto domiciliario en Roma hasta su muerte la semana pasada. El cuerpo del ex capitán de las SS, que nunca expresó su pesar por su papel en el masacre de 335 italianos en represalia y por la muerte de diez soldados alemanes, está en un depósito de cadáveres en Roma esperando que le den destino.

Su abogado, Paolo Giachini, dijo que Priebke sería enterrado junto a su esposa en Argentina, donde vivió más de 40 años después de la Segunda Guerra Mundial, pero el país se negó a recibir el cuerpo. Las autoridades religiosas de Roma se negaron a concederle un funeral católico como es el deseo de su familia. “Los niños quieren tener un funeral católico y que sea respetada la voluntad de su padre, que siempre fue cristiano “, dijo Giachini. El abogado ha amenazado con hacer el funeral en la calle, si la iglesia no termina aceptando hacerla dentro de ella.

En Italia se teme que la realización de un funeral pueda traer a los neonazis, después de que un grupo haya tratado de poner flores en la casa donde murió Priebke y de haber surgido la inscripción “Honor a Priebke” con una esvástica en una pared cerca de la residencia donde murió Priebke. Antonio Curcio, un sacerdote de una iglesia cerca de la casa donde Priebke se encontraba bajo arresto domiciliario, se ofreció a llevar a cabo una ceremonia, si fuese privada, subrayando de qué se trata de un derecho que no se podía negar a ningún cristiano. ”

Los “cazadores de nazis” Simon Wiesenthal Center, una organización con sede en Estados Unidos, sostienen que el cuerpo de Priebke debe ser enviado a Alemania e incinerado, con un final similar al líder nazi, Adolf Hitler, con el fin de destruir todo lo que representaba el nazismo. Los familiares de las víctimas de la masacre de las cuevas Ardeatinas dicen que el cuerpo debe de ser cremado.

Carlo Stilli, cuyo suegro fue también víctima de Priebke dijo que las heridas de la masacre siguen demasiado presentas en sus vidas para pensar en dejar el cuerpo de Priebke en Roma, “¿Cómo es que la ciudad puede albergar el cuerpo de un enemigo? No hay lugar aquí para una criatura tan mala”, concluyó.

Erich Priebke fue condenado en 1998 en Italia a cadena perpetua por su participación en la masacre de las cuevas Ardeatinas en Roma, en marzo de 1944. De acuerdo con los ‘media’, el abogado dijo que el ex capitán, que nunca expresó arrepentimiento después del masacre, dejó una entrevista por escrito y un video de testimonio humano y político. En el masacre de las cuevas Ardeatinas, 335 presos civiles, 75 de ellos judíos, fueron ejecutados con un tiro en la nuca, en represalia por un ataque contra la unidad de resistencia de las fuerzas de elite nazi “Waffen SS”.

Imagen

André Serrano 4º ESO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s